ApplicationFrameHost_2016-07-14_17-52-37

Las organizaciones, casas y albergues del norte, centro y sur del país que brindan atención directa a población migrante y refugiada de México, Centroamérica y de otros países, nos encontramos reunidas por la culminación de un proceso de fortalecimiento y articulación en protección, seguridad y autocuidado para defensoras y defensores de migrantes, desarrollado de 2010 a 2016 con el apoyo de PCS, Colectivo ANSUR y la Fundación Ford.

Este proceso de protección y autocuidado se construyó a partir de los riesgos, vulnerabilidades y amenazas que han vivido las casas, albergues y organizaciones que desarrollan su labor de defensa de derechos humanos de personas migrantes en un conocido contexto de violencia e inseguridad que enfrenta esta población, generado por la ausencia de garantías a la dignidad humana por parte del Estado y por la presencia de diferentes grupos delictivos y del crimen organizado en los territorios de tránsito de migrantes, con la connivencia y colusión de diferentes actores estatales de los tres niveles de gobierno.

El análisis del contexto general y específico en el que desarrollamos nuestra labor, la recogida de incidentes, el trabajo en conjunto y el fortalecimiento de redes, permitió a las y los defensores comprender lo que sucede en el país, desarrollando nuevas relaciones de articulación que nos permiten responder de manera solidaria ante los incidentes de seguridad, así como percibir interés, apoyo y preocupación de otros actores nacionales e internacionales de derechos humanos ante esta situación.

Tales acciones se han desarrollado en un ambiente de confianza, solidaridad, respeto mutuo y enfoque psicosocial que permitió fortalecer nuestras capacidades en el tema, a partir de la construcción de protocolos de seguridad que identifican las necesidades de protección y medidas de autocuidado.

Las políticas de contención del flujo migratorio que se están implementando en nuestros territorios por la externalización de las fronteras y las graves violaciones a los derechos humanos de las personas migrantes, hacen que hoy en México siga siendo altamente riesgoso defenderles, no obstante, reiteramos nuestro compromiso con la defensa de sus derechos fundamentales; y aunque hemos fortalecido nuestras capacidades de protección y autocuidado, la realidad migratoria y la agravada situación de violencia en nuestro país, nos subraya la urgencia del Estado mexicano en asumir su responsabilidad de garantizar, respetar y proteger  la labor de las y los defensores de los derechos humanos.

 

Ciudad de México a 13 de julio de 2016

Organizaciones firmantes

Consejería en Proyectos para Refugiados Latinoamericanos – PCS-, Colectivo ANSUR, Iniciativa Frontera Norte de México, Casa del Migrante de Saltillo Frontera con Justicia A.C., Derechos Humanos Integrales en Acción A.C., Centro de Recursos para Migrantes, Centro de Apoyo a Migrantes Deportados Senda de Vida, Centro de Derechos Humanos Juan Gerardi, Iniciativa Kino para la Frontera, Servicio Jesuita para Migrantes en Frontera Comalapa, Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, La 72 Hogar-Refugio para Personas Migrantes, Red Mesoamericana Mujer Salud y Migración, Albergue Todo por Ellos A.C., Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes A.C., Scalabrinianas Misión con Migrantes y Refugiados-SMR, Instituto para las Mujeres en la Migración A.C., Colectivo Migraciones para las Américas-COMPA, Mesa Transfronteriza Migraciones y Género