CIDH Morelos | A un año de la Alerta de Violencia de Género en Morelos continúa el feminicidio

Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos, A.C.

Las Flores,16 colonia San Antón, Cuernavaca, Morelos. Teléfono 3185568

A 1 AÑO DE LA ALERTA DE VIOLENCIA DE GÉNERO EN MORELOS, SE REQUIERE REFORZAR LA LUCHA CONTRA EL FEMINICIDIO

La Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A.C. (CIDHM), hemos realizado y publicado investigaciones sobre el Feminicidio en Morelos durante ya casi 16 años, donde hemos confrontado datos, derivados de una revisión pormenorizada de los medios de comunicación y de las denuncias presentadas por las familias de las mujeres asesinadas. Y observamos cómo las autoridades siguen siendo omisas y negligentes. Pues pese a que la Violencia Feminicida crece y se extiende cada vez más allá del dolor de la pérdida individual y se instala en el cuerpo social como una llaga que nos termina afectando a todas y todos, las autoridades intentan disminuir u ocultarla dando cifras erróneas y/o falseadas para señalar que disminuyen los Feminicidios. Esto es lo que explica que no disminuya la Violencia Feminicida. Pues jamás se podrá erradicar el Feminicidio si se trata de minimizar o si se pretende ocultarlo cuando eso tiene un resultado de mayor pérdida de vidas humanas que se pueden y deben proteger.

Ante esto es obvio que en Morelos, quienes tienen la tarea de aplicar las medidas de la AVG, desconocen su objetivo y sus obligaciones, tareas, responsabilidades y el compromiso que tienen con la sociedad y con las mujeres.

Sin embargo, en Morelos se han dado muestras de sensibilidad y preocupación por las graves consecuencias de la Violencia Feminicida, exigiendo además la aplicación efectiva de la AVG, por lo que podemos asegurar que la consciencia social ha crecido. Aun cuando la capacidad de transformar la indignación en consciencia organizada dependerá de que se obligue al Gobierno a tomar todas las Medidas Urgentes y necesarias para que ninguna mujer sufra la Violencia Feminicida que deberá ser erradicada desde la raíz si queremos construir una sociedad donde los Derechos Humanos sean para todas y todos.

Entendiendo que hay medidas extraordinarias que requieren el concurso decidido de todo el aparato del Estado, en sus niveles gubernamentales como de participación social, para enfrentar el flagelo de la violencia feminicida, vemos que a un año de la AVG en Morelos aún se tiene una deuda con las mujeres que han sido privadas de la vida que no se ha podido saldar, justamente para evitar que éstos hechos se continúen realizando sin la sanción correspondiente.

El objetivo de la AVG no ha sido cumplido en Morelos, por lo que mantenemos la demanda del cumplimiento de todas las medidas para que el Estado mexicano deberá resarcir el daño conforme a los parámetros establecidos en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y considerar como reparación: El derecho a la justicia pronta, expedita e imparcial (Se deben investigar las violaciones a los derechos de las mujeres y sancionar a los responsables); la rehabilitación (Se debe garantizar la prestación de servicios jurídicos, médicos y psicológicos especializados y gratuitos para la recuperación de las víctimas directas o indirectas); la satisfacción (Son las medidas que buscan una reparación orientada a la prevención de violaciones. Entre las medidas a adoptar se encuentran “La aceptación del Estado de su responsabilidad ante el daño causado y su compromiso de repararlo; la investigación y sanción de los actos de autoridades omisas o negligentes que llevaron la violación de los derechos humanos de las Víctimas a la impunidad; el diseño e instrumentación de políticas públicas que eviten la comisión de delitos contra las mujeres, y la verificación de los hechos y la publicidad de la verdad.”).

Hoy más que nunca consideramos que la AVG es, sin duda, una medida para saldar la deuda histórica con todas las mujeres y la sociedad en su conjunto ante esta violencia feminicida que ha resultado imparable y creciente durante estos años. Pues no olvidemos que la Violencia Feminicida proviene de un conjunto de Conductas Misóginas que Perturban la Paz Social, por lo que exigimos se cumplan todas las Medidas Establecidas por el Grupo de Trabajo en su informe, así como las Acciones Mandatadas por la Alerta de Violencia de Género en Morelos.

Por todo ello, señalamos que el Gobierno Federal no ha dado seguimiento ni vigilancia al cumplimiento de las medidas, y al NO ESTABLECER TIEMPOS DE CUMPLIMIENTO, abre la posibilidad para la dilación por parte del Estado de Morelos. Asimismo, a un año de la Declaratoria de la AVG, convocamos a toda la sociedad a estar atenta de su implementación y a denunciar cualquier acto de irregularidad, pues entendemos que es el último recurso jurídico para salvaguardar la Vida, la Libertad, la Dignidad, la Memoria y la Justicia para las mujeres.

¡No hay más tiempo! ¡Por la Vida y la Libertad de las Mujeres! ¡Ni una más!

La investigación permite acercarse a los Feminicidios ocurridos en el Estado de Morelos durante los últimos 16 años.

El informe se organizó en tres grandes secciones, en la primera se realizó la Revisión del cumplimiento de las recomendaciones del Grupo de Trabajo y las decretadas por la AVG, donde se exponen también las Conclusiones y Recomendaciones del Grupo de Trabajo y las Acciones Mandatadas por la Alerta. Se organizó en seis partes. La primera se refiere a la Fiscalía General del Estado; la segunda se refiere a la Comisión Estatal de Seguridad Pública; la tercera al Tribunal Superior de Justicia del Estado; la cuarta a los Municipios con declaratoria de AVG; la quinta al Gobierno del Estado; y la sexta y última al Sistema Estatal para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres (SEPASE).

La segunda sección se denominó “Feminicidios en Morelos”, y se dividió en 3 partes, en la primera se pregunta “¿Quiénes eran ellas?”, donde se presentan las características de las mujeres asesinadas; la segunda parte señala el “Número de Feminicidios” en la entidad; y la tercera se refiere a los “Lugares donde se presenta la Violencia Feminicida”.

Finalmente se exponen las Conclusiones y se emiten algunas Recomendaciones Generales.

Algo que es real y contundente: la Violencia Feminicida se ha debido a la omisión del Estado en la preservación, la garantía, la tutela y el impulso de los Derechos Humanos de las mujeres, así como a la inexistencia de una política de Estado para impulsar el desarrollo social de las mujeres y la vigencia de sus Derechos Humanos.

La violencia feminicida, cuando no se detiene, se expande hacia otros sectores y termina incrementando los niveles y las formas, como es el número creciente de mujeres desaparecidas con fines de trata de personas, que debe ser atendido por la discriminación y la explotación sexual. Pues de acuerdo a la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC por sus siglas en inglés), alrededor de 1500 mujeres son explotadas sexualmente en la entidad morelense.

En el caso de las fosas clandestinas, donde se incluye un número significativo de cuerpos de mujeres, el encubrimiento de responsabilidades y la falta de transparencia en la información, lacera gravemente los Derechos Humanos y fomenta la impunidad en los crímenes ocurridos contra mujeres, por lo que nuestra conclusión es contundente al respecto de exigir el castigo a todos los funcionarios que han incurrido en acción u omisión criminal en los casos de desapariciones de mujeres.

El feminicidio en Morelos se puede detener con una mayor voluntad política de todas las instituciones de Gobierno. Este derecho a la vida, la seguridad y la libertad de las mujeres no admite demora alguna.

Si bien las causas estructurales de la violencia feminicida están asociadas al sistema capitalista de injusticia social y desigualdad que estamos padeciendo, no implica que haya que esperar hasta su modificación para ver un cambio en cuanto el respeto a los derechos que como mujeres se debe tener por parte del Estado. Es urgente y necesario que se tomen sin dilación alguna todas las medidas decretadas y que no haya negligencia ni simulación alguna sin que implique sanción legal para quienes tienen la obligación y no la cumplen de prevenir, atender, sancionar y erradicar el feminicidio en Morelos.

Por todo ello es claro que no se ha logrado el objetivo fundamental de garantizar la seguridad de las mujeres, el cese de la violencia en su contra y eliminar las desigualdades producidas por una legislación que agravia sus Derechos Humanos.

Por la Vida y la Libertad de las Mujeres, ¡Ni Una Menos!

[pdfviewer width=”540px” height=”698px” beta=”true/false”]http://redtdt.org.mx/wp-content/uploads/2016/08/1anioAVGMorelos.pdf[/pdfviewer]