CIDH Morelos |Informe Defensoras somos Todas/ 2

CIDHmor

Boletín de prensa:

Informe Defensoras somos Todas/ 2.

En México las defensoras viven y han vivido la violencia de diferente manera, de acuerdo a su contexto individual o familiar, y el contexto propio de su Pueblo, Ciudad y Estado.

Entre el periodo de 1974 a 2015, estas organizaciones consideran que los años con mayor violencia fueron el 2014 con un 16.3%; 2009 y 2015 con un 11.6%; y el 2010 y 2013 con un 9.3.

Este Informe es resultado de la Segunda Etapa del Modelo de Atención a la Violencia Contra las Mujeres Defensoras de Derechos Humanos en la República Mexicana, que visibilizó la violencia contra mujeres Defensoras de Derechos Humanos en México en el ámbito de su activismo social.

  • Tener un Protocolo de Atención en Casos de Violencia Contra Defensoras de Derechos Humanos en la República Mexicana que pueda ser implementado a través del Mecanismo Nacional de Protección a Personas Defensoras de derechos Humanos y Periodistas, así como de los Mecanismos Estatales.

El desafío de este proyecto es crear instrumentos de participación social que incidan en la toma de decisiones, lo que implica informar y organizar a la Sociedad Civil para que en colaboración con los diferentes Órganos de Gobierno, se elaboren políticas públicas que garanticen la participación y protección de las Defensoras de Derechos Humanos.

El proyecto se estructuró de acuerdo a la teoría feminista de género, con una metodología que incluyó las experiencias positivas de Organizaciones Civiles expertas en la defensa de los Derechos Humanos de las mujeres; la experiencia de Defensoras reconocidas en atención y denuncia de violencia contra las mujeres; y la colaboración de Redes de Organismos Civiles de Derechos Humanos.

La base jurídica son las Convenciones y Tratados Internacionales en Materia de Derechos Humanos y en Particular los Derechos de las Mujeres y de las personas Defensoras; así como la Ley General de Acceso de las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia;

Asimismo, se contemplaron Casos Emblemáticos que nos ayudaron a dar seguimiento y realizar un análisis a profundidad sobre el impacto de la violencia en la vida personal y laboral de las defensoras de derechos humanos.

En este sentido y para dar certeza de la información recabada por este Modelo, se utilizaran fuentes verificables y comprobables tales como periódicos, revistas, archivos, entrevistas, una encuesta, entre otras.

El Modelo se aplicó de abril del 2015 a marzo del 2016. Durante este periodo se documentó la violencia sufrida por las Defensoras de Derechos Humanos del 2000 al 2015 (salvo en los casos emblemáticos, los cuales obedecieron a la temporalidad de los mismos), en 20 Estados de la República mexicana, los cuales fueron definidos por la presencia de ONG´s pertenecientes a la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT).

Se realizaron dos talleres, uno al inicio de la investigación y uno a la mitad, entre el equipo del proyecto y las y los actores sociales involucrados (las organizaciones de la Red TDT que han documentado o tenga conocimiento de casos de violencia contra defensoras de derechos humanos y defensoras en lo individual). Del primer taller se definió el grupo focal con el que se trabajó de manera más cercana para establecer los casos emblemáticos y las entrevistas.

Se realizaron 28 entrevistas individuales y colectivas a Defensoras de Derechos Humanos que sufren o han sufrido algún tipo de violencia,y se sistematizaron 52 encuestas aplicadas a Defensoras  y Defensores. El estudio abarco a 21 Estados de la República Mexicana (Incluida la Ciudad de México, anteriormente conocida como Distrito Federal).

La violencia psicológica se mantiene como una de las más graves y recurrentes. En las encuestas se les preguntó si han sufrido violencia por pertenecer a la organización y el 61% respondió afirmativamente, mientras que el 39% dijo que no. De quienes respondieron sí destaca que han sufrido violencia psicológica el 44%, por hostigamiento el 35% por difamación el 29%, y amenazas otro 29%.

Han sufrido Violencia Física el 21.2%. Han sufrido Violencia Económica el 21.2%.

Han sufrido Violencia Patrimonial el 15.4% y de Robo en General el 11.5%.

Han sufrido Violencia Sexual el 5.8%. Han sufrido Otras formas de Violencia el 14%

De acuerdo a la encuesta realizada, el 23.1% ha referido que ha sufrido Violencia Institucional. Mientras que el 11.5% dijo haber sufrido otro tipo de violencia o varios.

En tanto que el 5.8% ha sufrido Violencia en la Comunidad.

De los 36 feminicidios de Defensoras de Derechos Humanos acá señalados, el Estado con mayor cantidad de casos es Guerrero con 8, seguido por Chihuahua con 7 y el Distrito federal con 5.

La investigación señala que los agresores son, en su mayoría, agentes del Estado con 23.1%. Mientras que el 11.5% dijo haber sufrido otro tipo de violencia o varios.

Cuando se les pregunto el tipo de violencia sufrida, un 21.2% refirió haber sufrido intimidación gubernamental. Mientras que un 11.5% fue intimidada por  grupos de poder económico y también con el 11.5% por poderes fácticos.

Dentro de los otros agresores registrados se encuentran: grupos caciquiles con un 9.6%, intimidación paramilitar con un 7.7%, y grupos del narcotráfico con un 7.7%.

El mayor porcentaje corresponde a la violencia psicológica con 48%, intimidación gubernamental 31%, hostigamiento 27%, amenazas 25%, difamación 25%, y persecución 17%.

Una de las modalidades de violencia que han sufrido otras personas que integran la organización es la económica y representa el 16%.

Los dos casos de desaparición forzada de las personas mismas y los otros dos de familiares muestran el nivel de violencia e inseguridad nacionales.

De la muestra, quienes responden que han sufrido violencia o conocen de algún caso de violencia relacionado con la organización el 13.5% considera que entre 2009 y 2014 ha sido el periodo con mayor incidencia considerado a partir del año 2000.

Hace casi cuatro años fue publicada la Ley para la protección de personas defensoras de derechos humanos y periodistas (26 de junio de 2012) y 5 meses  después el Mecanismo de protección empezó a funcionar (12 de noviembre de 2012). Desafortunadamente muy pronto afloraron las deficiencias en su trabajo al grado que para mediados de 2013 ya era evidente que se acumulaban los casos presentados al Mecanismo y no eran sometidos a Evaluación de Riesgo; que las Medidas que se debían asegurar a las Defensoras, Defensores y Periodistas en riesgo no se hacían efectivas por falta de recursos y, que los Gobiernos locales no realizaban esfuerzos para protegerlos/as. Además, persisten deficiencias en la coordinación interinstitucional entre Gobierno Federal y los Gobiernos Estatales. Y no ha habido una adecuada capacitación y sensibilización de los funcionarios que operan el Mecanismo.

Al Estado Mexicano se le ha exigido en las instancias internacionales establecer una protección eficaz de las Defensoras que incluya la investigación rápida y eficaz y el levantamiento de cargos por todas las amenazas y ataques dirigidos contra ellas. Garantizarles un entorno seguro, libre e independiente y garantizar que todos los casos de amenazas, violencia, ataques y asesinatos contra ellas sea investigado por Organismos Independientes e Imparciales.

Ante esta situación, consideramos fundamental avanzar en la elaboración e implementación de protocolos de atención y protección, que permitan precisar y clarificar las responsabilidades y acciones de las autoridades para crear condiciones y garantías que permita la salvaguarda de las defensoras y periodistas en riesgo en el desempeño de su labor. Por eso es que hemos elaborado una propuesta de Protocolo partiendo de la experiencia que hemos tenido en el Mecanismo de protección a Periodistas en el Estado de Morelos.

 

30 de marzo de 2016.

Atentamente.

Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A.C.

Acrobat_2016-04-01_11-14-30

Clic aquí para descargar el informe en PDF