Frayba | Pronunciamiento ¡8 de marzo, nada que celebrar y mucho que denunciar!

En nuestras cosmovisiones somos seres surgidos de la tierra, el agua y el maíz.
De los ríos somos custodias ancestrales…….

“¡Despertemos humanidad, no hay tiempo! nuestras conciencias serán sacudidas por el hecho de solo estar contemplando la autodestrucción basada en la depredación capitalista, racista y patriarcal”

Berta Cáceres

Pronunciamiento Campaña Popular contra la Violencia hacia las mujeres y el femincidios en Chiapas

¡8 de marzo, nada que celebrar y mucho que denunciar!

Hoy 8 de marzo del 2016, las mujeres nos convocamos una vez más para denunciar las graves violaciones que hemos sufrido y seguimos sufriendo por el simple hecho de nacer mujeres.

Si bien es cierto que hemos tenido triunfos, avances y logros individuales y colectivos, las mujeres tenemos presente que son muchas las razones por las que debemos continuar en la batalla en contra de este sistema patriarcal, ya que este tipo de relaciones continúan y están presentes todos los días en los diferentes ámbitos de nuestra vida.

Hoy nos llena de coraje y tristeza el vil asesinato Berta Cáceres, feminista y lucha por la defensa de la tierra popular de la etnia Lenca, Co-Fundadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) en el año 1993 y que desde ese año denunció y combatió incansablemente la construcción de represas hidroeléctricas y mineras que amenazan los recursos naturales de su pueblo y de otros pueblos, y otras compañeras que en México y en Chiapas son asesinadas.

Berta hermana y amiga de lucha que como tú como yo, tenía sueños de libertad, de justicia, de la construcción de una sociedad justa y sin discriminaciones, y su destacada participación alcanzó niveles de beligerancia nacional e internacionalmente que se convirtió en un peligro para este sistema depredador de muerte y destrucción y este 3 de marzo su vida fue arrebatada.

Pero este sistema no entiende que por cada mujer luchadora que caiga, mil semillas crecerán, pues sus ideas y su ejemplo, su acción en esta vida, son las que nos guían a seguir luchando por la justicia y la igualdad y para eliminar la discriminación que hoy en día se ejerce sobre las personas por pertenecer a una clase, a una etnia o por tener determinada preferencia sexual. Queremos y necesitamos que cada espacio de nuestro caminar sea un lugar donde construir mejores relaciones humanas, con solidaridad, reciprocidad, con justicia y libertad.

En nuestro país, en donde existe la cultura machista y misógina, a muchas mujeres y a compañeras luchadoras sociales, se les ha quitado la vida; las amenazan o las meten a la cárcel…a ellas las recordamos este día y reivindicamos su lucha la cual continuaremos desde nuestra decisión y accionar día a día en contra de la reproducción de este sistema patriarcal de muerte.

Denunciamos públicamente el despido injustificado de las compañeras Dulce Ángela López, Margarita Guadalupe Zabaleta Catillo, Dolores Patricia Castellanos Zavala, Julio Cesar Méndez Sánchez, Antonia Hernández Girón y Anita del Carmen Díaz Villafuerte, por la Secretaria para el Desarrollo Sustentable de los Pueblos Indígenas, en la Ciudad de San Cristóbal de Las Casas; asimismo de las abogadas y Psicólogas del Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF) por la Secretaria de Empoderamiento de la Mujer y Diputada Federal Sasil de León. Asimismo denunciamos la agresión de Ricardo Padilla Castillo de la organización Veritas contra nuestra compañera, activista y defensora de los derechos humanos, Mercedes Ozuna.

Estamos nosotras, aquí en Chiapas, en México solidarizándonos con las mujeres que han y hemos sido violentadas, porque no nos vamos a esconder, porque no nos vamos a someter, ni nos vamos a dejar matar. Altivas y erguidas vamos a seguir luchando por la Vida porque es aquí donde queremos construir la vida que queremos, que no es cualquier vida, queremos una vida que nos permita caminar seguras por donde queramos y en las condiciones que queramos, necesitamos seguir aunando nuestras luchas pues todas conducen al mismo lugar, a la construcción de una Vida Digna para todas y todos.

El imperialismo a través de sus instituciones ha marcado fronteras en nuestra Madre Tierra, ha dividido nuestro mundo, ha dividido nuestros pueblos, ha creado guerras que únicamente benefician a los poderosos. Las empresas, los gobiernos, los ricos del mundo quieren seguir asfixiándonos, empobreciéndonos, desapareciéndonos, desalojándonos, desterrándonos de nuestra tierra, de nuestros territorios, de nuestros cuerpos. Ahora nosotras decimos ¡BASTA!…

Le decimos al gobierno de Chiapas:

  • No queremos más violencia hacia las mujeres
  • No queremos más feminicidios
  • No queremos más violencia hacia la naturaleza y sus recursos
  • No necesitamos ni queremos que se instalen sus megaproyectos de destrucción masiva como las hidroeléctricas que nos desalojan y despojan de lo poco que tenemos
  • No queremos sus mineras que contaminan la tierra el aire y las aguas
  • No queremos sus proyectos ecoturísticos que nos despojan de nuestras tierras.
  • No queremos eso que ustedes llaman desarrollo y progreso.

Pues todo eso solo nos ha significado violencia y destrucción, porque son los pueblos originarios y especialmente a las mujeres a las que les llega la peor parte de este su “desarrollo”; porque en las ciudades somos las mujeres las que tenemos que lidiar cada día para tener alimentación y salud suficiente para nuestra familia; porque somos nosotras las que sostenemos a las familias, a la ciudad, al estado, al país, al mundo; porque aún recae solo en nosotras el cuidado de todxs en la vida cotidiana.

Compañeras, la lucha está y sigue y la única manera de que este camino sea construido es organizándonos, organizándonos, organizándonos y, aunando las distintas luchas en que nos integramos en nuestro barrio, colonia, ciudad o donde optemos por estar. Somos las que somos, seguiremos sin claudicar, ni vendernos ni rendirnos hasta ver cumplidos nuestros sueños de vivir felices en un mundo justo para lxs humanxs y en armonía con las otras especies y el entorno que nos sostiene.

No olvidamos a las precursoras de las batallas por los derechos de las mujeres como Clara Zetkin, Rosa Luxemburgo, a las 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York que el 8 de marzo de 1908 murieron calcinadas en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron cuando protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían, también recordamos a compañeras que igualmente dieron su vida defendiendo la vida y a la madre tierra como Betty Cariño, Comandanta Ramona, CARIÑO, Maricela Escobedo, Norma Daniela, Betina Silvia y otras compañeras de Kinal… y muchas más, rendimos homenaje a todas aquellas mujeres de quienes no conocemos sus nombres, víctimas de feminicidio en México o y alrededor del mundo.

Exigimos justicia para las casi cuatrocientas mujeres que han muerto en forma violenta desde que inició el gobierno de Manuel Velasco Coello, quien con sus cómplices es responsable de los feminicidos en Chiapas por desviar y mal gastar el dinero para atender y declarar la Alerta de Violencia de Género solicitada el 25 de noviembre del 2013. En este 2016, once feminicidios se suman a las 28 mujeres asesinadas en el 2015 que representaron un aumento de casi el doble respecto a lo reportado en 2014.

¡No más feminicidios ni violencias hacia las mujeres de este país, de nuestro continente ni del mundo!

¡Fuerza, dignidad y alegría para todas!

CAMPAÑA CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Y EL FEMINICIDIO EN CHIAPAS