Se reúne Caravana por la Justicia en la Sierra Tarahumara; piden legislar sobre territorio indígena.

Cd. De México, 2 de marzo de 2016.- Esta mañana en la sede del Senado de la República, la Caravana por la Justicia en la Sierra Tarahumara integrada por representantes de comunidades rarámuri y ódami y las organizaciones de la sociedad civil Alianza Sierra Madre A.C., Consultoría Técnica Comunitaria A.C. y Tierra Nativa A.C., ofrecieron una rueda de prensa en donde expusieron las demandas que no han sido cumplidas como parte de los acuerdos de la primera edición de la Caravana realizada en 2014.

Luis Perez  Enriquez, representante de la comunidad rarámuri de Bosque San Elías Repechique, señaló que tras celebrar dichos acuerdos se llevaron a cabo 4 reuniones de seguimiento en la ciudad de Chihuahua y únicamente tuvieron respuesta a dos de las problemáticas; Una era las descargas de agua contaminada que afecta los manantiales de la comunidad de Bacajípare y que tras solucionarse meses después se reactivaron las descargas, y la otra problemática que tuvo respuesta fue el pago de PROCAMPO en Tehuerichi, pero no todos los ejidatarios recibieron dicho pago.

Por ello, denunció que la principal problemática que enfrentan es la falta de reconocimiento de su territorio ancestral, pues al no contar con dicho reconocimiento sufren violaciones a su derecho como pueblo indígena a la consulta libre, previa e informada sobre los proyectos que afecten su territorio y su vida, además que tampoco cuentan con acceso a otros programas sociales a los que la sociedad en general sí tiene como educación y salud.

Posteriormente relató los problemas que se viven en las comunidades como los relacionados con megaproyectos como el Gasoducto El Encino- Topolobampo y el Aeropuerto Creel, la cancelación de proyectos de agua potable, la falta de servicios de salud y educativos, la falta de voluntad política para aceptar las resoluciones judiciales que como pueblos originarios han ganado en los tribunales, los largos procedimientos jurídicos a los que deben recurrir por la falta de legislación sobre territorios indígenas,  y por último pero no menos importante, la problemática de violencia a la que se enfrentan, mencionando los homicidios de integrantes de las comunidades,  y la impunidad que impera en la zona.

Finalmente llamó a los representantes del Senado a dar respuestas claras y no más promesas.