Sociedad Civil de Alemania denuncia postergación de invitación al GIEI por parte de Estado alemán

2015-12-09_18-01-56München, 14.01.2016

La Oficina Ecuménica rechaza enérgicamente la docilidad con que se dejan manejar los funcionarios del servicio exterior alemán frente a sus pares mexicanos.

Lo que hasta hace dos días todos y todas dábamos por hecho, se ha esfumado; da vergüenza ajena ver como el ministerio de relaciones exteriores de Alemania se arrodilla ante sus pares mexicanos” expresó Daniel Tapia Montejo, encargado para México y DDHH en nuestra oficina.

El Ministerio de exteriores alemán invitó a una delegación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) a presentar el informe de su trabajo en Berlín. Hace pocos días, el Dr. Lotz -encargado para asuntos bilaterales con México, Centroamérica y el Caribe en el ministerio de relaciones exteriores alemán- confirmó dicha invitación frente a integrantes de organizaciones de la sociedad civil en la Ciudad de México.

Cuando el GIEI, dando cumplimiento a su mandato, informó al gobierno mexicano de la invitación a Berlín, la dependencia de Ruiz Massieu desplegó la caballería para impedir que esto sucediera. Fue así que exigieron a sus pares de Berlín “postergar” la comparecencia del grupo de expertos hasta que éstos hayan presentado su informe final –mismo que se espera para abril-, argumentado que es el gobierno mexicano quien ha invitado al grupo y quien lo financia. Esta exigencia fue aceptada por la diplomacia alemana sin precisar una nueva fecha para la reunión.

Esta actitud es sumamente preocupante, pues abona a una forma de “berrinche diplomático” por parte del servicio exterior mexicano, que al parecer se ha vuelto norma. Baste recordar las poco transparentes razones para no presentar públicamente las observaciones del Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas sobre su revisión a México en febrero del año pasado; el intento de desacreditar el trabajo del Relator Especial sobre tortura, Juan Méndez, en marzo; el duro enfrentamiento con la delegación de la CIDH durante su visita “in loco”, a finales de septiembre y principios de octubre; actitudes todas estas que fueron calificadas como la acción de “matar al mensajero” por Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en la presentación de su declaración al cierre de su visita a México, en la que además anunció una serie de recomendaciones de las que aún no se tiene noticia.

Tapia agregó que “No puede ser posible que el compromiso con la defensa y promoción de los Derechos Humanos cese ante el primer berrinche de algún embajador o embajadora. Ya sabemos que para Alemania el punto más importante de la relación con México no son los Derechos Humanos, pues a la hora de la verdad privan los intereses comerciales, el gobierno alemán más de una vez le ha sacado las castañas del fuego al mexicano con sus declaraciones complacientes,”, quien además concluyó diciendo que la Oficina Ecuménica no parará de reclamarle al gobierno alemán y a la Unión Europea un compromiso genuino y notorio con la defensa y promoción de los Derechos Humanos.