Presentación Sureste | Agenda Política 2015-2020 | Red TDT

Miércoles 7 de Octubre de 2015 | Museo del Café
Coordinadora de Pequeños Productores de Café (COOPCAFE)
Ubicado en María Adelina Flores 10, Centro, CP 29220,
San Cristóbal De Las Casas, San Cristóbal de las Casas, Chiapas

2015-10-09_16-15-58


Organizaciones civiles de la Región Sureste
de la red TDT reaccionan ante crisis de DH

  • Presentan Agenda Política de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT).

  • El documento conjunta los principales campos de lucha para mejorar la vigencia de los derechos humanos en el país y en la región Sureste.

Este miércoles 7 de octubre se presentó en el Café Museo Café, la Agenda política 2015-2020 de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT). Este material titulado Ante la adversidad y la indignación: La construcción colectiva recoge las principales demandas de las 75 organizaciones que conforman esta red en 21 Estados de la República.

La presentación estuvo a cargo de voceros de la Región Sureste de esta Red Nacional, quienes expusieron los seis campos de lucha que componen esta agenda. Ellos estuvieron acompañados por el Secretario Ejecutivo de la Red TDT. La intención de este formato es precisar ante la sociedad y la opinión publica de esta región, los aspectos específicos de cada uno de estos campos para la realidad regional.

En el campo de violencia e inseguridad, la Región Sur-Sureste de México vive un contexto de guerra de baja intensidad, enmarcada en una violencia generalizada. Esta crisis de derechos humanos tiene su origen en una institucionalidad gubernamental corrupta y ligada a una compleja situación de inseguridad producto de los altos índices de impunidad para la gran mayoría de los casos en la región. A raíz de esta situación la presencia en los territorios del crimen organizado se incrementa con claras consecuencias para la sociedad: desplazamiento forzado, ejecuciones extrajudiciales, extorsión y desaparición forzada.

Esta situación generalizada, tiene un impacto muy claro en el campo de Tierra y Territorio, donde a la nefasta influencia del crimen organizado, es necesario agregar el despojo que realizan diversos corporativos transnacionales de índole extractiva. El modelo neoliberal promueve reformas legales para permitir la intervención de la iniciativa privada en los bienes naturales del país. El Estado mexicano, en su lucha por mantener el control y facilitar esta explotación de riquezas, ha obstaculizado muchas de las vías legítimas de organización y movilización social que pretenden corregir y transformar las condiciones generales de vida.

En este contexto las organizaciones que conformamos la Red TDT expresamos especialmente nuestra preocupación por el hostigamiento, acoso y criminalización que están viviendo las personas que defienden la tierra, el territorio y el medio ambiente en los últimos años. Hemos detectado una clara vulnerabilidad en términos del derecho a defender los derechos humanos, pues el Estado ha desarrollado una política represiva de criminalización de la protesta recurriendo a las instancias judiciales para reducir los reclamos sociales a controversias de carácter técnico-jurídico que pretenden desgastar a los movimientos sociales y deslegitimar a las personas defensoras de derechos humanos.

Las actuales reformas estructurales priorizan la privatización de la propiedad social para impulsar el modelo extractivista de desarrollo tipo neoliberal, siendo violatorias de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. Esta visión ha resultado en la creación e implementación de una serie de leyes y políticas públicas que han transformado la economía mexicana a favor de las élites, profundizando las desigualdades económicas y sociales en el país y menoscabando el nivel de vida de las poblaciones marginadas. En especial la región sureste del país mantiene un alto índice de rezago, pobreza y marginación.

Uno de los efectos perniciosos de este modelo de desarrollo para la región sureste es que aquí se concentran de manera muy especial todas las dimensiones de la movilidad humana, a partir del origen, tránsito, destino y retorno de miles de personas migrantes y refugiadas que cruzan o viven en la región, y cuyos derechos humanos se ven sistemáticamente vulnerados en manos de las cuerpos de seguridad del estado y del crimen organizado. Especialmente grave es el impacto del Programa Integral de la Frontera Sur y la militarización de la región.

Todos estos hechos son consentidos y en muchos casos protegidos por los gobiernos estatales y federal, generando en los pueblos y en las comunidades terror y normalización de la violencia en un nuevo contexto cultural que degrada la relaciones comunitarias y que afecta a todas las poblaciones, especialmente aquellas mas afectadas por fenómenos de discriminación.

Las discriminaciones múltiples que sufren las mujeres y las poblaciones LGBTTTI se sustentan sobre diversas formas de violencia invisibilizadas por la naturalización de las prácticas y pensamientos que ocultan la dominación, la desigualdad y la realidad de las relaciones de poder.

Este tipo de violencias se traduce en la criminalización y judicialización de las mujeres por ejercer su derecho a decidir, el feminicidio, la trata de personas y los crímenes por odio y homofobia, entre otras. Cabe destacar que en los últimos años, los derechos de las mujeres y el reconocimiento de la diversidad sexual se han visto amenazados por la embestida del fundamentalismo.

Como se ve, las organizaciones de la Red TDT tienen enfoques diversos y una importante capacidad de documentación y denuncia. La Agenda política 2015-2020: Ante la adversidad y la indignación: La construcción colectiva busca comunicar a la sociedad de manera clara y sistemática los principales retos en materia de derechos humanos.

Para consultar el material en su totalidad se puede acceder al siguiente vínculo: http://bit.ly/1Orh5wD

El Resumen ejecutivo puede ser consultado en: http://bit.ly/1WL97RF

Participantes en la conferencia

Ponente

Organización

Tema

Luis Enrique Alejandro Denis

Centro Juvenil Generando Dignidad AC

Mujeres, género y población LGBTTTI

Paulette Hernández Núñez

Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa

DESCA y políticas públicas

Ema Villalba

SERPATAB

Tierra y Territorio

Elena Arnaiz

Iniciativa “Redes de Protección a Defensores/as en la Frontera Sur |
Inicia / Centro de Derechos Humanos
Fray Matías de Córdova

Derecho a defender los derechos humanos y criminalizacion de la protesta social

Salva Lacruz

Centro de Derechos Humanos
Fray Matías de Córdova

Movilidad Humana: Migracion, refugio y desplazamiento interno.

Pedro Faro

Centro de Derechos Humanos
Fray Bartolomé de Las Casas

Violencia e inseguridad

Alma Rosa Rojas

Colectivo Educación para la Paz y los Derechos Humanos

Moderadora

Fernando Ríos Martínez

Red Nacional de Organismos Civiles Todos los Derechos para Todas y Todos

Secretario Ejecutivo


faryba_pedro

2015-10-09_16-33-17

La obscena violencia e inseguridad del  gobierno mexicano

Si no hay  un punto geográfico para ese mañana,
empezamos  a  juntar  ramitas, piedritas,
jirones de  ropa y carne,  huesos y barro,
e iniciamos la construcción  de  un  islote,
o  más  bien, de  una barca plantada en medio
del mañana, ahí  donde ahora sólo se vislumbra
una tormenta.

El muro y la grieta, SupGaleano.

 

En  el  capítulo tres, concerniente  a  la Violencia  e  Inseguridad, de  la Agenda Política  2015-2020: Ante la  Adversidad y  la indignación: la construcción colectiva, elaborada  por las  organizaciones  de  la Red  Todos  los  derechos para Todas  y Todos,  de la cual el Frayba es parte, sostenemos que el contexto obsceno de guerra de baja intensidad, está enmarcado en una  violencia generalizada, sostenida  por  una   institucionalidad  gubernamental  corrupta  y  perversa,  que opera con  un desarrollo técnico de los mecanismos de la violencia e inseguridad que  se vive  día  a día  en  lo largo y ancho  de  nuestro  país  y en  especifico  en  la Región  Sur-Sureste,  que  redundan  en  altos  índices  de  impunidad de  los  casos que atendemos en la región.

Por  lo consiguiente  las  organizaciones  del  sureste  hemos  documentado  que  los estados de Chiapas, Tabasco, Veracruz y Yucatán, en los cuales realizamos nues- tro trabajo, son  tierra fértil para que  vaya  creciendo  el  crimen organizado,  con acciones de desplazamiento forzado, ejecuciones extrajudiciales, extorsión y desaparición forzada, las cuales son contempladas y protegidas por los gobiernos estatales  y federal, y generan a los  pueblos  y comunidades  terror y una  cultura de la violencia que va desestructurando las relaciones comunitarias.

Para nosotras es de suma  preocupación la inseguridad que existe en nuestras regiones, a esto se suma  el gran despliegue de las Fuerzas Armadas (Ejército mexicano y Marina Nacional), así como  de los cuerpos policiacos, incluido la Gendarmería, que  van  constituyendo  territorios  ocupados, donde  los derechos y libertades de las personas se van restringiendo al mínimo, colocando de facto estados de excepción. Esto para sostener el modelo neoliberal que a través de las mal llamadas  “reformas  estructurales”  profundizarán en la desterritorialidad de comunidades que en la región Sur-Sureste se trata de Pueblos Originarios, donde se concentra  la mayor  riqueza  de bienes  comunes y espirituales desde  la diver- sidad de culturas que somos.

Otra circunstancia es que al Gobierno mexicano, no le interesan los derechos humanos, un  ejemplo es la Ley  de Seguridad Nacional en donde  se prioriza a la seguridad  nacional  del  gobierno  y la instituciones, siendo  que  el  deber ser  del gobierno,  es la de garantizar, proteger y respetar los  derechos humanos, por lo consiguiente  sería  prioritario desde  el  marco  de  los  derechos fundamentales  la de privilegiar la Seguridad Humana.

Ante  el  horizonte  obscuro  México  nos  duele,  y  el  umbral  de  dolor  se  está agotando.  Desde  la Red Todos  los  Derechos Para Todas  y Todos,  donde  estamos articuladas 75 organizaciones delineamos las siguientes tendencias:

  1. Persistirá la negación y el ocultamiento de la violencia.
  2. Los  gobiernos seguirán la política de administración de los conflicto, apostándole al desgaste, con atenciones mínimas y que no redundan en acciones de justicia, sino que  mantienen en impunidad las violaciones a los derechos humanos.
  3. Ante el clima de violencia generalizada se tiende a justificar o minimizar y normalizar la violencia.
  4. El control  territorial  para el  despojo  y  los  negocios  con   el  crimen organizado,  son  auspiciados  y  fomentados  con   los  gobiernos  locales  y federal.

Por  último, también vemos  que  de  manera paralela van  los  procesos  organiza- tivos caminando por la defensa del  territorio y la vida, que  ante la opacidad del gobierno mexicano, ante el hartazgo, están generado luchas de resistencia y rebeldía, se van juntando las dolencias para reconocerse en el mismo sendero, se van uniendo las indignaciones para generar alternativa a este sistema de muerte. Por  lo que  las  formas  de  organización  se  van  hilvanando  en  los  espacios  de luchas,  desde  la memoria,  verdad y  justicia, desde  el  sentido  de  comunidad  y pueblo, en todas las latitudes, en todas las geografías.

 

Gracias.

Pedro Faro
7 de octubre de 2015,
Jobel,  Chiapas, México.


 RedTDTSureste