Ante la CIDH Indignación expone persistencia y encubrimiento de tortura en Yucatán

La tortura en Yucatán es sistemática, extendida y es encubierta persistentemente por el gobierno, perpetuándola. Así lo informó Indignación a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el marco de la visita in loco que esta organización realiza en México, en la reunión que se desarrolló el día de hoy en Tenosique, Tabasco.

El caso de Roberth Tzab, quien murió en una celda en condiciones que obligan a sospechar tortura, caso cerrado en tres ocasiones por la fiscalía y reabierto forzosamente a través de recursos y amparos, muestra el afán de encubrir y la persistencia de la impunidad en un crimen grave en el que no se ha sancionado a ninguna persona, expresó Indignación en la reunión que se realiza en La 72 – Hogar Refugio para personas migrantes.

El objetivo de esta reunión, de acuerdo con la propia CIDH,  es recibir información sobre la situación de derechos humanos en el país, con particular énfasis en desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y tortura. En la reunión estuvo presente Felipe González, comisionado de la CIDH y relator para migrantes.

La 72 Hogar Refugio para personas migrantes, Voces Mesoamericanas, El Centro Fray Matías, el Movimiento Migrante Mesoamericano y otras organizaciones hablaron sobre el plan frontera sur que ha significado un aumento a las violaciones a los derechos humanos contra migrantes, el alarmante aumento de casos de desaparición, la persecución que los pone en mayor riesgo y expresaron que la zona sur de México es en de facto un campo de refugiados de quienes huyen de la violencia en Centroamérica.

Indignación entregó un informe sobre la situación de la tortura en Yucatán en el que se incluyen diversos casos que exhiben la tolerancia y encubrimiento hacia este crimen extendido. Uno de los casos que muestra la naturalización de la tortura y otros tratos crueles y que se incluye en el informe es la simulación de una violación a un joven, caso en el que también fue agraviado un menor de edad y que la propia CODHEY concluyó después de darse por satisfecha únicamente con el cambio de zona de los agentes policiales que perpetraron la tortura.

La tolerancia hacia la tortura, su aceptación, su encubrimiento contribuyen a perpetuarla y ponen en entredicho al gobierno de Yucatán y a la propia Comisión de Derechos Humanos.

El Caso de Roberth Tzab no es el único en el que el fallecimiento obliga a sospechar tortura. Otro caso de una persona que falleció después de ser detenida y torturada por elementos policíacos, caso que derivó en la recomendación 7/2014 de la CODHEY, es también expuesto. La recomendación es muy deficiente pero recoge el testimonio de una de las personas que escuchó la tortura de fatal desenlace, que permanece impune.

La naturalización de una violación a los derechos humanos tan grave como es la tortura coloca a Yucatán en una situación de riesgo.

La reunión realizada en Tenosique, Tabasco, fue uno de los espacios generados por la CIDH para recibir información directa sobre la situación de los derechos humanos del país. Otras reuniones se realizaron de manera simultánea en Guerrero, Veracruz y Nuevo León.

Indignación participó en esta reunión para hacer llegar información sobre la persistente práctica de la tortura en Yucatán, su encubrimiento e impunidad.