Tlachinollan | XXI Aniversario e informe

Estimados amigos y estimadas amigas:

En estos tiempos aciagos que vive nuestro país bajo una crisis humanitaria y de derechos humanos, la lucha de los padres y madres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, es el faro que ilumina nuestros pasos, en medio de las sombras funestas de un narcoestado.

El dolor por los asesinatos, las lesiones causadas por las balas y la desaparición de sus hijos les obligó a dejar sus casas; a que los abuelos y abuelas se encargaran de atender a sus nietos y nietas y que los arreos e instrumentos de labranza que usaban para producir maíz y jamaica quedaran a la intemperie. Abandonaron sus trabajos como albañiles, mecánicos, maestras y maestros, diseñadoras de cortinas, tejedoras, panaderas, etc. Las madres solteras dejaron su trabajo, hogar y encargaron con sus hermanas a sus pequeños hijos o hijas; truncaron todas sus actividades con la que sostenían a su familia.

Todas ellas y ellos llegaron a la Normal Rural con la esperanza de encontrar a sus hijos. Lejos estaban de imaginar que no regresarían pronto y que la espera de su retorno se transformaría en el calvario de su vida. Sin pretenderlo llenaron el vacío que dejaron sus hijos y forjaron la comunidad imbatible de padres y madres que han dado la batalla a un Estado que por su inacción, complicidad y omisión sembró la muerte y cavó tumbas con la intervención de policías coludidos.  Las familias de “Ayotzi” que vivían tranquilamente en sus comunidades, develaron esta ruindad y ahora cargan con la pesada loza de un Estado indolente e impune que no habla con la verdad, que protege a los perpetradores y que no le interesa buscar a los estudiantes en los lugares donde no hay ley.

Con la fuerza que les da el amor infinito por sus hijos, los padres y madres tienen un lugar especial en el corazón de México. Su ejemplo es un imán que atrae y despierta conciencias, que levanta el ánimo de quienes han sufrido el flagelo del narco-poder y moviliza a miles de ciudadanos y ciudadanas que levantan la voz para exigir la presentación con vida de los 43 y de las 26 mil más personas desaparecidas en el país.

Como Tlachinollan, en honor a la lucha de los padres y madres de los estudiantes y en el marco de los 21 años que gratamente vamos a cumplir, queremos hacer patente nuestro compromiso con las familias que han sido víctimas de la violencia de Estado y que nos han abierto las puertas de su corazón, para seguir a su lado demandando la presentación con vida de sus hijos.

A todas y todos los invitamos para que nos acompañen el sábado 29 de agosto a partir de las 10 horas en la casa católica de Tlapa a la presentación de nuestro XXI informe titulado: “Desde las trincheras de Ayotzinapa. La defensa por la educación y la vida de los hijos del pueblo”, en el que tendremos el honor de contar con la presencias de los papás y mamás de los estudiantes. A diferencia de otros aniversarios, nuestro evento concluirá con la comida en el auditorio municipal de esta ciudad.  

Su compañía siempre es motivo de alegría porque nos aliviana y nos ayuda  a mantener el buen ánimo. Nos motiva para nunca alejarnos de la lucha de quienes, con su ejemplo, dan todo a cambio de conocer la verdad y de encontrar justicia por sus hijos e hijas. ¡Porque vivos se los llevaron! ¡Vivos los queremos!

En caso de requerir mayor información o confirmar su participación, por favor no duden en comunicarse con María Luisa Aguilar al correo internacional@tlachinollan.org o al teléfono (045) 757-106-6055.

 

Fraternalmente,

El equipo de las y los Tlachis