Frayba | Sin avances investigación por asesinato de integrante de Las Abejas

2015-08-12_16-47-49

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.

12 de agosto de 2015.

Boletín. No. 20

Sin avances en la investigación por el asesinato de integrante de Las Abejas de Acteal

A seis años de la liberación de los autores materiales de la Masacre de Acteal, no olvidamos

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) documentó el asesinato de Manuel López Pérez (en adelante Manuel), indígena tseltal, integrante de  la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal (Las Abejas), quien fue emboscado el 23 de junio de 2015, en el municipio de Pantelhó, Chiapas, México.

Manuel fue interceptado a un kilometro de la cabecera municipal de Pantelhó, cuando viajaba en un vehículo para dirigirse a su comunidad San José Bochtik. Los perpetradores del asesinato fueron un grupo de cinco personas con armas de fuego, encapuchadas y vestidas de tipo militar.

Manuel viajaba con su hijo de 11 años quien fue testigo de los hechos e indica:

Mi papá gritaba que no le hicieran eso, que no lo mataran, mientras otra persona le pone una pistola en la cabeza […], vi que se cayó al suelo e intenta moverse y después lo rematan dos disparos con la misma arma en la parte de atrás de su cabeza, yo corrí […]. Llegó un comandante de la Policía Municipal, me dijo que no dijera nada, que si me preguntaban que dijera que yo no estaba con mi papá y que dijera que yo venía en otro carro, diciéndome que si no también me iban a encerrar.

Ese mismo día, la Fiscalía Especializada en Justicia Indígena de San Cristóbal de Las Casas integró la Averiguación Previa 232/IN7A-T2/2015. Al lugar de los hechos acudieron peritos para dar fe del levantamiento del cadáver, también acudieron el Juez de Paz y Conciliación Indígena Pedro Girón López y el comandante de la Policía Municipal de Pantelhó.

Según el testimonio de María Guzmán López, esposa de Manuel, indígena tseltal, quien acudió al lugar del asesinato indica que fue intimidada por las autoridades municipales para que no denunciara los hechos: “El juez de Paz y Conciliación de Pantelhó me habló y me dijo que ya no hiciera nada porque ya estaba muerto Manuel, que no me pusiera a investigar, me amenazó diciéndome que si hacia algo verían lo que me iba a pasar”

A más de un mes de los hechos y con la información que el Frayba ha podido documentar, identificamos que no hay avances significativos en la investigación y existe poco interés de la Fiscalía Especializada en Justicia Indígena para identificar al grupo perpetrador de estos hechos. Cabe señalar que las acciones del Comandante de la Policía Municipal de Pantelhó y del Juez de Paz y Conciliación de ese municipio son cómplices de la no investigación, lo que da como consecuencia la protección al grupo armado en la región. Estos hechos ponen en riesgo a la familia de Manuel, así como a las y los integrantes de Las Abejas y su Mesa Directiva.

Para el Frayba, Manuel es defensor de Derechos Humanos en el ámbito comunitario quien dejó patente  su  convicción  de  luchar  por  justicia,  paz  y  verdad,  tal  como  lo  indican  las  premisas orientadoras  de  Las Abejas de Acteal, cuya  acción  es  no  violenta,  privilegiando  el diálogo  para construir autonomía. En ese sentido recordamos que la Declaración sobre el Derecho a Promover y Proteger Derechos Humanos expresa que:

Los Estados tienen la responsabilidad primordial y el deber de proteger, promover y hacer efectivos todos los derechos humanos y las libertades fundamentales, entre otras cosas, adoptando las medidas necesarias para crear las condiciones sociales, económicas, políticas y de otra índole, así como las garantías jurídicas requeridas para que toda persona sometida a su jurisdicción, individual o colectivamente, pueda disfrutar en la práctica de todos esos derechos y libertades.

Es importante recordar que Las Abejas de Acteal, es una organización indígena, pacifista, integrante del Congreso Nacional Indígena (CNI) y que el 22 de diciembre de 1997 fueron víctimas de un crimen de Estado. No obstante este Crimen de Lesa Humanidad, hace seis años la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió liberar a los autores materiales sin prever el riesgo que representa para la región Altos, y para los integrantes de Las Abejas en particular al colocar en vulnerabilidad a la organización pacifista que mantiene el Caso activo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Desde el Frayba nos negamos a olvidar, reclamamos Verdad y Justicia hacia las víctimas y sobrevivientes de la Masacre de Acteal, señalamos al gobierno de México y en específico a la SCJN quien perpetuó la impunidad, denegando de esta manera el acceso a la justicia hacia Las Abejas de Acteal.

La decisión del Estado mexicano de continuar su acción de contrainsurgencia con la liberación de 70 autores materiales que perpetraron los Crímenes de Lesa humanidad, son  una huella de injusticia que los magistrados de la SCJN han realizado, prefiriendo la instrumentalización del derecho, a profundizar en las causas de responsabilidad de los autores materiales e intelectuales que dieron como consecuencia la Masacre que ha quedado prendida en la piel de los mexicanos y el mundo.

Este Centro de Derechos Humanos denuncia una vez más que el sistema de justicia en México es ineficaz, cómplice y profundamente corrupto ante los crímenes de lesa humanidad cometidos en el país, tal como ha sucedido ante la desaparición de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, los crímenes de Tlatlaya, los asesinatos perpetrados por el crimen organizado y el gobierno de México con su Ejército   mexicano   en   Ostula,   Michoacán,   los   feminicidios   impunes   en   México,   poblaciones desplazadas forzadamente y las decenas de ejecutados extrajudicialmente, y desaparecidos que hacen a nuestras tierra vestirse de luto y dolor.