Frayba | Nuestra Nadia, “En defensa de la memoria”

Pronunciamiento de la familia de Nadia Dominique Vera Pérez, “Nuestra Nadia, en defensa de la memoria”, leído por su madre, Mirtha Luz Pérez Robledo:

Audio

PRONUNCIAMIENTO PÚBLICO

AL GOBIERNO FEDERAL
AL GOBIERNO DEL DF
AL GOBIERNO DEL ESTADO DE VERACRUZ
A LAS INSTITUCIONES ENCARGADAS DE LA PROTECCIÓN
DELOS DERECHOS HUMANOS
A LA SOCIEDAD MEXICANA
A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

¿Que se dice cuándo te han arrebatado el corazón? Las palabras se rompen, se dispersan. No sabes si lo que sucede corresponde realmente con lo que sientes. Se va la palabra amor. Se va la palabra generosidad. Se van las palabras con que habitualmente hablas, operas, te conduces, construyes. Se van las palabras que te habitan y dejas de habitar las palabras. Entonces te quedas muda, petrificada, inmóvil, anulada, humillada, se borra tu horizonte, te borras, poco a poco te vas borrando. MLPR.

1. La tragedia

La tarde del día sábado 1º. de agosto, a través de los medios de comunicación, que no de las autoridades, nos enteramos de los trágicos hechos en que perdió la vida nuestra querida Nadia junto a otras cuatro personas. Nadia Dominique Vera Pérez vivía desde febrero de 2015 en el departamento 401 del edificio ubicado en la calle Luz Saviñón 1909, de la colonia Narvarte donde ocurrieron los lamentables acontecimientos. Nadia llegó a la Ciudad de México después de vivir 12 años en la ciudad de Xalapa, porque “ya no se sentía segura”.

Ella, estaba por irse a la Ciudad de Cuernavaca por una oferta de trabajo. Se  iría el día domingo dos de agosto y así lo había dado a conocer a sus amigos y familiares el miércoles 29 de Julio. Las chicas que ahí vivían estaban también por entregar el departamento.

2. ¿Quién era Nadia Dominique Vera Pérez?

Nadia nació en Comitán, Chiapas, el 8 de Febrero de 1983. En el año 2001 inició sus estudios en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNACH en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, los que abandonó para continuarlos un año después en la ciudad de Xalapa en la Facultad de Antropología de la Universidad Veracruzana.

Nadia era gestora, productora e impulsora de la cultura en México enfocada en las artes escénicas. Su actividad cultural siempre estuvo ligada a la defensa de los derechos humanos, de la libertad de expresión y de los derechos de los animales. Apoyó también el movimiento #YoSoy132, el magisterial, el de defensa contra agresiones a periodistas, el del Comité Universitario de Lucha de la Universidad Veracruzana, el de la defensa del petróleo, el de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Nadia practicaba una actividad política muy enérgica a favor de los derechos humanos a partir de la cultura y las artes. Estas dos actividades fueron fundamentales para ella y las fue ligando a cada paso de su vida. Se desarrolló como productora general y gestora de diversos festivales,  actividades nacionales e internacionales. Creía firmemente en el potencial de las artes para la transformación social de México, y actuaba en  consecuencia. Nadia era también, es, nuestra hija, nuestra hermana, sobrina, prima; un trozo de nuestro corazón.

3. El seguimiento de la investigación

Al dolor por la pérdida de Nadia, a la violencia que ella sufrió, se suma la violencia institucional cuando constatamos la falta de pulcritud en el manejo del caso por parte de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal:
Desde el principio la información se fue difundiendo de manera extraoficial, fragmentada y contradictoria a través de los medios de comunicación y la Procuraduría de Justicia del DF no ha salido a pronunciarse sobre estos puntos.

Se dijo…

Que Nadia era novia del fotoperiodista Rubén Espinosa, lo cual es falso pues Nadia y Rubén eran amigos, y se conocieron cuando ambos residían en Xalapa, Veracruz, y colaboraban en el Festival4x4.

Que habían asesinado al fotoperiodista Rubén Espinosa y a cuatro mujeres, sin darnos la información completa de quiénes eran las víctimas, a pesar de que fueron encontradas en el lugar donde vivían.

Que una testigo declaró que las víctimas habían realizado una fiesta con sus victimarios. Casi enseguida se desmintió tal información y se informó que los hechos sucedieron entre las 14 y 15 horas, enfatizando que Nadia y Rubén habían estado en un bar durante la madrugada.

Que las otras víctimas eran Yesenia Quiroz, de oficio maquillista, Olivia Alejandra Negrete Avilés, trabajadora doméstica y una ciudadana colombiana de quien confundieron su nombre y fotografía y fue hasta días después que se conoció su identidad, se trataba de Mile Virginia Martin. Es decir, se enfatizó en la ocupación, nacionalidad, sexo y hábitos de las víctimas, contribuyendo a estigmatizarlas.

Que las cámaras del edificio no servían pero que se apoyarían de cámaras cercanas. Sin embargo después se dio a conocer un video de la salida de los presuntos asesinos del departamento, no así de la llegada.

Que los asesinos huyeron en un mustang rojo el cual fue abandonado en Coyoacán, con varias contradicciones sobre la propiedad de dicho vehículo y la probable conexión en años anteriores con actividades ilícitas.

Que todas las víctimas fueron asesinadas por proyectil de arma de fuego y se utilizó una almohada para silenciar el ruido.

Se filtraron a través de los medios de comunicación, fotografías sobre el estado en que quedaron las víctimas, lastimando aún más su memoria y agraviando a sus familiares.

Por lo antes expuesto, y a la luz de nuestro derecho a la verdad y justicia como familiares de Nadia tenemos muchas preguntas para la Procuraduría de Justicia del DF, institución de la que aún esperamos respuesta:

¿Por qué se afirma que los hechos fueron a una hora (tres de la tarde) y en el parte  forense se afirma que el deceso fue a las 21 horas?

¿Qué declaraciones relevantes han hecho los testigos clave sobre el caso?

¿Por qué la actividad de Nadia como activista no es contemplada como un hecho que la colocó en una situación de vulnerabilidad?

¿Por qué no se ha tomado en cuenta el contexto de violencia e inseguridad, además de la agresión directa por parte del Estado de Veracruz a grupos estudiantiles y activistas a los que Nadia perteneció?

¿Cuál es la explicación de tanta saña hacia las víctimas?

¿Qué implica que el arma utilizada en el crimen haya sido utilizada por primera vez y sea un arma con silenciador?

¿Por qué se filtra información confidencial a los medios de comunicación si con ello se pone en peligro a los familiares de las víctimas?

¿Por qué no se le permitió rápidamente el acceso al expediente a los abogados y sí a los medios de comunicación?

¿Por qué no se le permitía declarar a los amigos y familiares de las víctimas que querían aportar más información?

¿Por qué se ha priorizado el móvil del robo y se han minimizado otras líneas de investigación?

¿Por qué se le permitió recoger sus pertenencias a la testigo clave, alterando así la escena del crimen?

¿Por qué ninguna autoridad se ha comunicado con nosotros para brindarnos información y asesoría?

Nadie nos devolverá a nuestra Nadia. A las demás familias nadie les devolverá a sus seres queridos, pero creemos que conocer la verdad, puede devolvernos un poco de confianza en las instituciones; de lo contrario, se generará un ambiente de mayor escepticismo y lo más grave, una impunidad galopante que deja a la sociedad en un estado de indefensión.

Por todo lo anterior, nos acogemos a la Ley General de Víctimas, específicamente en cuanto al derecho a conocer la verdad de lo ocurrido acerca de los hechos en que fueron violados los derechos humanos de Nadia y las otras víctimas directas, como las de los familiares en nuestra calidad de víctimas indirectas,  para lo cual la autoridad deberá informar los resultados de las investigaciones.
Demandamos:

Que la investigación de los hechos que realiza la PGJDF se ciña a los estándares  más altos de respeto a los derechos humanos, garantizando la seguridad de los familiares de las víctimas, así como  las de los activistas, defensores de derechos humanos y grupos estudiantiles.

Que se permita el acceso a la información de los avances del expediente a los representantes legales de las familias y no se realicen filtraciones que lastimen aún más a las víctimas y a sus familiares.

Que la investigación de los hechos se realice de manera exhaustiva sin menoscabo de ninguna línea de investigación, sin descartar aquella relacionada con las amenazas que Rubén y Nadia denunciaron.

Que se cumplan los protocolos de investigación, evitando poner en riesgo la seguridad de las víctimas indirectas, así como de las personas testigos del caso.

Que se permita recoger las pertenencias de las víctimas, con todos los protocolos de seguridad, tal como se le ha permitido a la persona que la Procuraduría ha identificado como testigo clave.

Estos hechos nos lastiman como familia y lastiman a las familias de las víctimas y en un contexto en que la violencia y la impunidad han sido una constante, también lastiman a la sociedad mexicana en su conjunto.

Finalmente, queremos solidarizarnos con las familias de Olivia Alejandra, Yesenia Quiroz, Mile Virginia y Ruben Espinosa, con quienes el dolor nos hermana; asimismo, agradecemos con el corazón la solidaridad de los amigos que desde diferentes partes del país y del mundo, nos han abrazado; a las personas integrantes de organismos civiles y organizaciones sociales, quienes nos han manifestado su apoyo.

Su solidaridad es la que nos sostiene ante tanto dolor. Necesitamos mantenernos unidos para exigir la investigación de los hechos de manera exhaustiva, por lo que los exhortamos a estar atentos para vigilar el proceso de dicha investigación. No nos acostumbremos a la violencia.

FAMILIA DE NADIA VERA PÉREZ
SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS
Agosto 10 de 2015

Canción Balada de una niña citadina de Mirtha Luz Pérez Robledo interpretada y musicalizada por Roel Osorio.

En conferencia de Prensa, 10 de agosto 2015, en oficinas del Frayba, SCC Chiapas. Grabación: Koman Ilel.

Video:
http://bit.ly/1hvHIUy

Audio:
http://radiozapatista.org/Audios/CP_NadiaVera_04Poema.MP3

a Nadia Dominique,
la mujer…
que soy

Se están volviendo margaritas los huesos de la niña
Que se consume como una lámpara olvidada
Una piel transparente la seduce
Para bordar en sus cabellos los pétalos de muerte
Y mis manos quietas no la tocan
Y mis ojos tristes no la miran
Y mi alma inerte no la siente
Se están volviendo secos los ojos de la madre
Que se consume como una lámpara olvidada
Una piel transparente se le escapa
Para bordar en sus cabellos el llanto de la muerte
No te vayas de mí niña de azúcar
A deshacerte entre la piel del llanto
No te vayas de mí pájara libre
Hacia el páramo frío de la ausencia
Entre tus venas danza mi silencio
Y hay un sonido mío en tus palabras
No te vayas de mí niña de azúcar
A plantar margaritas en tus huesos
No me dejes sin tus ojos
Ciega
No me dejes sin tu voz
Silente
No me dejes sin tu luz
A oscuras
No me dejes sin tu piel
Desnuda
No me dejes sin ti
Niña de azúcar—–

Video Conferencia completa
http://bit.ly/1TkWdvd

http://www.ustream.tv/channel/frayba

Escuchar audios de la conferencia:
http://radiozapatista.org/?p=14066

Presentación – Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, en voz de Víctor Hugo López:

Palabras de agradecimiento de la familia de Nadia: http://radiozapatista.org/Audios/CP_NadiaVera_05Gracias.MP3

Audio: Somos Nadia:
https://soundcloud.com/somosnadia 

A LOS AMIGOS DE NADIA

POEMAS:
El último resplandor

En Xalapa