Familias indígenas desplazadas retornan sin seguridad del Estado en Chiapas

 

Ante la impunidad del gobierno de México, indígenas tseltales de Banavil deciden retornar de manera provisional

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México a 03 de agosto 2015
Boletín de prensa No. 19

Desde hace tres años y casi ocho meses, las familias indígenas tseltales desplazadas forzadamente del paraje Banavil, municipio de Tenejapa, Chiapas, no han podido retornar a su comunidad porque el Gobierno mexicano no ha garantizado justicia, verdad y medidas de seguridad; sin embargo ante la necesidad de trabajar sus tierras decidieron retornar de manera provisional durante 15 días, del 3 al 17 de agosto de 2015.

En ese tiempo se dedicarán a limpiar siete fracciones de parcelas, delinear colindancias y arreglar sus casas que se encuentran saqueadas y destruidas, en ese sentido un grupo de Brigadas  Civiles  de  Observación,  organizaciones  sociales  y  personas  defensoras  de derechos humanos acompañaremos este retorno temporal sin justicia con la finalidad de monitorear posibles riegos a la integridad de las 19 personas en desplazamiento forzado,  en su mayoría mujeres, niñas y niños.

Este Centro de Derechos Humanos, es testigo de la exigencia de Justicia, Verdad y Retorno de las familias indígenas tseltales desplazadas de Banavil quienes de manera reiterada han expresado sus demandas en siete puntos: Conocer el paradero de Alonso López Luna, desaparecido forzadamente durante el evento de desplazamiento; castigo a los responsables de la agresión del 4 de diciembre de 2011; retorno definitivo con justicia; reparación del daño por los bienes dañados y robados; garantías de seguridad para el retorno definitivo; cancelación de órdenes de aprehensión en contra de Pedro y Antonio López Girón; y garantías de no repetición.

Hasta la fecha el gobierno del estado de Chiapas ha mostrado falta de compromiso en atender esta situación de desplazamiento forzado y demuestra su ineficacia en la aplicación de los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos de las Naciones Unidas, los cuales establecen que “Todas las autoridades respetarán y harán respetar las obligaciones del derecho internacional para prevenir y evitar que haya desplazados”. Por lo tanto a la familia López Girón se le han vulnerado sus derechos a la vida, dignidad, seguridad e integridad personal y libertad, violaciones que prevalecen mientras no se atiendan las condiciones del desplazamiento forzado.

Por lo anterior urgimos al Estado mexicano a que:

Se tomen medidas de prevención en su obligación de garantizar la seguridad física y psicológica de las personas desplazadas forzadamente de Banavil y la Caravana que les acompaña.

Se apliquen acciones necesarias para restituir los derechos violados de las 19 personas desplazadas para que así puedan reconstruir su proyecto de vida, dando solución pronta a las 7 demandas de las familias desplazadas forzadamente de Banavil.

Convocamos a la sociedad civil para que se mantengan al pendiente de cualquier hecho violento en contra de las víctimas de desplazamiento forzado y la Brigada Civil de Observación; así como les invitamos a solidarizarse, desde la Campaña Rostros del Despojo, firmando la petición: No al desplazamiento forzado, disponible en la página: http://www.rostrosdeldespojo.org/participate/petition/ y solicitamos que envíen palabras de apoyo, escritas o en audio al correo:  solidaridad@frayba.org.mx1