Santa María Ostula: derechos violentados, población civil agredida

Réplica al artículo “El mito del Ejército asesino | El Universal

cardenas_Ostula_FB

Los hechos recientemente ocurridos en Santa María Ostula son graves violaciones a los derechos humanos desde cualquier óptica. Resulta ocioso enfocarse en la información imprecisa que se difunde en un momento de emergencia sobre una comunidad que está siendo atacada por el ejército. El señor Luis Cárdenas ha sido duramente tratado por los usuarios de redes sociales por la ligereza de sus comentarios que en lugar de buscar documentar hechos para informar, trató de condenar a una comunidad sin conocer la información.

En su colaboración del jueves 23 de julio para El Universal (“El mito del Ejército asesino”) afirma que la Comunidad de Ostula “mintió” al afirmar que había muerto otra niña y una persona adulta mayor. Afirma también que estas muertes ocurrieron por la intolerancia de esta comunidad contra el “maldito gobierno represor”. Las comillas son suyas y nunca aclara a que persona está citando, aunque pareciera que es a su propia caricaturización de una comunidad en duelo por una, dos o tres personas civiles que, hasta donde se sabe, no agredieron a los militares: buscaban defender a un líder importante para ellos que había sido detenido sin orden de aprehensión y con un móvil evidentemente político.

El día de los hechos el señor Cárdenas tuvo la ocurrencia de emitir un tuit en el que afirmaba ‘Muchas veces (los niños) son usados como escudos por “manifestantes”‘. Más allá del lamentable uso de las comillas, resulta preocupante que un periodista profesional atribuya de inmediato la responsabilidad sobre unos hechos tan graves a una comunidad desesperada por la inacción evidente del Estado cuando es atacada, precisamente, por el Estado.

Llama la atención la falta de capacitación de esta persona en materia de derechos humanos, por lo cual desconoce los instrumentos utilizados por las organizaciones nacionales e internacionales ante hechos de esta naturaleza. Las acciones urgentes tienen como objetivo visibilizar una situación con la información más confiable disponible para generar protección en favor de una persona o comunidad, como es el caso que nos ocupa.

En el caso específico de los hechos de Ostula esto fue lo que sucedió y efectivamente se protegió a la comunidad con la información que fue proporcionada por ella misma. Con responsabilidad, el mismo día de los hechos y por los mismos medios se realizó la rectificación correspondiente. Cabe destacar que no se trató de una “mentira” como afirma Cárdenas, sino de información que, a diferencia de sus publicaciones, fue corroborada y rectificada de inmediato sobre una niña de seis años y un adulto mayor que efectivamente habían resultado heridos.

En un momento tan delicado para nuestro país resulta preocupante que periodistas den por buena cualquier versión sin ocuparse de verificar sus fuentes. El objetivo de la comunidad de Ostula era protegerse. El objetivo de la Red TDT era favorecer la protección de los derechos humanos de las personas afectadas. Lo que no queda claro es el objetivo del señor Cárdenas que parece tener mucho interés en validar las posiciones oficiales y los abusos sistemáticos de los militares como si la muerte de Edilberto Reyes García, el menor asesinado, estuviera justificada.

por Fernando Ríos Martínez,
Secretario Ejecutivo / Red TDT
Red Nacional de Organismos Civiles Todos los Derechos para Todas y Todos
Réplica al artículo “El mito del Ejército asesino | El Universal