San Francisco Xochicuautla, el pueblo otomí que se niega a someterse

PRONUNCIAMIENTO

San Francisco Xochicuautla, el pueblo otomí que se niega a someterse

San Francisco Xochicuautla, Lerma, estado de México.
8 de julio de 2015 

incursion 4

111111111113Desde el día 18 de junio de 2015 hasta el día 7 de julio del mismo año la comunidad Indígena de San Francisco  Xochicuatla, Lerma, Estado de México ha sido sitiada por trabajadores de la empresa Autovan S.A de C.V los cuales están permanentemente custodiados por Policías Estatales, personal del Gobierno Estatal y Policía Ministerial.

Por enésima vez los indígenas otomíes de Xochicuautla resisten el embate de las fuerzas gubernamentales y empresariales quienes se han empeñado en imponer un megaproyecto carretero el cual de realizarse partiría a la mitad sus tierras ancestrales y sus lugares sagrados.

Xochicuautla sostiene una resistencia civil pacífica a este proyecto concesionado a una filial del Grupo Higa desde el año 2007. Han sido años repletos de acciones legales, diversas movilizaciones, las cuales han buscado la cancelación definitiva de este acto de agresión a la naturaleza y a la vida de un pueblo indígena mexiquense.

En mayo de 2013 y noviembre de 2014 la comunidad indígena sufrió detenciones de varios de sus integrantes por la imputación de “oposición a la obra pública”, jóvenes y adultos mayores fueron detenidos y trasladados a la Cd. de Toluca para amedrentar la resistencia, sin embargo, dichos actos arbitrarios no pudieron sostenerse y las personas recuperaron su libertad casi inmediatamente.

Sin embargo, a pesar de los recursos jurídicos interpuestos, la falta de consulta libre previa e informada a la población indígena y el daño ambiental que ocasionaría la obra, la empresa Autovan S.A. de C.V. y gobierno insisten en imponerla con garrote en mano haciendo caso omiso a los llamados estatales y nacionales para su cancelación e iniciar procesos de diálogo con la comunidad.

Ante esta situación el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero decidió mantener monitoreo y presencia permanente en la comunidad a efecto de observar directamente el proceder de las autoridades mexiquenses y la empresa en cuestión.

Con nuestra labor de observación civil hemos verificado que los indígenas otomíes defensores de derechos humanos se encuentran en un alto riesgo de ser agredidos físicamente e incluso injustamente detenidos/aprehendidos por su labor de defensa de pueblos indígenas y medioambiental, así como constatamos que no existen señales de voluntad de gobierno y empresa para respetar la decisión del pueblo otomí.

Por lo anterior es que consideramos indispensable hacer del conocimiento público que en el Estado de México se prepara una nueva represión-imposición si es que la sociedad civil nacional e internacional, pueblos, organizaciones sociales, personas dignas y nobles no hacen lo que está a su alcance para evitarla. Es en ese entendido que este Centro de Derechos Humanos llama la atención de todas las organizaciones, pueblos y personas para respaldar la digna resistencia del pueblo de Xochicuautla.

Por nuestra parte fortaleceremos nuestra observación en el territorio y acompañaremos a las personas indígenas a hacer del conocimiento de instituciones y organizaciones internacionales la delicada situación que atraviesan los indígenas defensores de derechos humanos del estado de México.

Desde que nos constituimos como organización de la sociedad civil para participar en la defensa de derechos humanos en el Estado de México lo hicimos convencidos de que los derechos humanos son una herramienta que debe estar a la disposición de la emancipación de los pueblos, hoy la lucha de Xochicuatla refrenda y fortalece nuestra determinación, porque es precisamente en la lucha de los pueblos y personas comunes donde se gesta la construcción de un mundo con dignidad humana.

Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero